Vestidos de boda

Vestido recto o shift dress

Es un tipo de corte con el que muchas mujeres no se atreven por miedo a que no les siente bien o “parezcan un saco”. No obstante, hay que quitarse esa idea de la cabeza y que de una vez por todas termine la mala reputación del vestido recto o shift dress. Porque, como suele pasar con casi todas las prendas, solo hay que dar con el adecuado para nuestro tipo de cuerpo. Así que teniendo en cuenta algunos truquillos que os contamos a continuación, seguro que encontráis el ideal para vosotras.

Shift dress

Olivia Palermo look informal y Alexa Chung look formal en shift dress

Para que un vestido recto quede correctamente, deberemos escogerlo de la medida justa para que se deslice por la parte que más sobresalga de nuestro cuerpo ajustándose un poco más en ese punto pero siempre manteniendo la línea recta. Puede ser el busto, las caderas o el trasero. No debemos confundir que se llame recto con que la caída sea vertical. En realidad, la mayoría quedan un poco acampanados en su parte inferior.

Shift dress

Anne Hathaway en vestido recto

Si se tiene cuerpo tipo triángulo invertido pero no se tiene mucho pecho, mejor optar por uno sin mangas y que marque un poco la línea en forma de campana des del pecho. Mejor que sea un par de dedos por encima de las rodillas. A quienes tienen el cuerpo tipo triángulo o pera les servirá para disimular caderas. A quienes por el contrario tengan mucho pecho y caderas más estrechas, les servirá para crear sensación de volumen en la parte inferior.

Vestidos mujeres

Jenifer Aniston con vestido recto sin mangas

Hay que procurar también encontrar nuestra talla correcta, no se trata de que nos apriete ni es un vestido ajustado pero aún es peor si queda holgado y sobra mucha tela. Para estar seguras siempre se puede ajustar un poco a nuestra medida, como las líneas son rectas, es muy sencillo entallarlo a nuestro gusto y asegurarnos que nos queda como un guante.

Vestidos celebrities

Kate Middleton look de invierno con shift dress

Quizá pueda parecer complicado dar con el adecuado pero una vez se encuentra, es un vestido que sienta bien a todas y con resultados muy favorables. Además es perfecto para casi cualquier ocasión y es apropiado para mujeres de todas las edades. Se puede combinar bien con unos salones para darle un toque más festivo o de noche, y un punto muy positivo es que no pierde su carácter formal si se viste con zapato plano.